Material escolar para fomentar la creatividad

material escolar

¿Ayuda el material escolar?

Fomentar la creatividad a través del material escolar. Se trata de promover la creatividad en todo el proceso escolar es fundamental para la educación de los niños.

De hecho, fomentar la creatividad se ha demostrado que permite mayores y mejores niveles educativos.

Así pues, si la creatividad debe ser un elemento indispensable en las aulas, también lo es para los escolares en sus casas.

material escolar

Decorar el material escolar

En este sentido, ese primer contacto que supone la compra y personalización del material escolar, de sus libros, carpetas, cuadernos y blocs, etcétera, sirve para dar un primer paso de aclimatación a la vuelta al colegio.

Incentivando su creatividad sobre los objetos que van a ser, en definitiva, un instrumento de su aprendizaje, conseguiremos también que además de resultar divertido tome consciencia de ellos y desarrolle una vinculación con los mismos.

Estudios sobre el material escolar

Existen muchos estudios sobre el tema. Uno de ellos -realizado sobre una muestra aproximada de 1.300 estudiantes en diferentes etapas- ha determinado varios elementos circunstanciales.

Primero que en la universidad los estudiantes tienen menos creatividad al regresar de las vacaciones al nuevo curso.

Segundo que el aumento de la creatividad se relaciona con prácticas y diseños.

Tercero que en la educación básica y en la media, la creatividad está auspiciada por la fluidez y la flexibilidad.

Cuarto que la creatividad no está directamente relacionada con la personalidad artística.

Y quinto que en la educación básica y en la media se encuentran niveles de creatividad parecidos a los universitarios.

Aplicar creatividad al material escolar

De hecho, cuando escuchamos hablar de creatividad, viene asociada normalmente al terreno de lo artístico, lo que no es necesariamente cierto.

La creatividad a un nivel muy simple significa confeccionar algo que antes no existía.

Asimismo, se asocia estrechamente con la originalidad, pero cuando se dice que alguien es creativo depende de muchos circunstancias como edad, nivel escolar y una diversidad de características personales.

Es importante considerar la creatividad como parte del pensamiento inherente a todo ser humano. Ésta no es sólo una posibilidad, sino el poder de realizar, hacer o ejecutar un determinado acto o cosa o bien una tarea.

De esta manera, ese proceso del que hablamos inicialmente, la decoración del material escolar, confiere directamente a la creatividad como protagonista cuando se elige un color, una pegatina y se le da al elemento original una nueva perspectiva a todas luces personal y que afectará directamente a la sensación de que cada libro o cada cuaderno se percibe como algo original y propio.

Sentir el material escolar como algo propio

Existe, asimismo, otra consideración importante, que está referida al valor de los productos creativos, el cual incide directamente con el pensamiento y el proceso utilizado y donde -en este caso- el entorno familiar actúa como parte importante.

Cabe destacar que le pensamiento creativo se caracteriza por su acceso de imaginación, que muchas veces rompe criterios pero que genera la aparición de ideas.

Unas personas son más receptivas que otras a la hora de involucrase en el proceso, todo ello estrechamente ligado a sus rasgos cognitivos y personalidad, ya que la creatividad es una característica del individuo.

El juego de diseñar y personalizar tu material escolar

Diseñar el acercamiento al material escolar como un juego creativo, es una forma de acercar instrumentos indispensables para la educación despojándoles de una formalidad que a los menores les puede parecer inalcanzables o simplemente aburridas.

Acompañando todo ello por actividades paralelas, un aspecto importante de la creatividad está referido a la forma de expresarla.

Por lo que hay que realizar una aproximación como puede ser la creatividad gráfica, la capacidad de plasmar cosas, objetos, realidades a través de dibujos debe servir, además para mantener la calidad simbólica del pensamiento de cada individuo.

Ya que el dibujo que una persona realiza en una hoja de papel es una proyección de su pensamiento, independientemente de su habilidad para dibujar.